Soltar la mente

escanear0001

¡Adiós!, invierno. Soltar la mente, no tener nada en ella, ni siquiera las palabras que escribiré a continuación, en un cuaderno verde, con cierre de goma elástica.

Una pausa en los pensamientos, un salto hacia ese vacío que se forma ante mí, como si los agujeros negros sólo fueran una fuente de continua incógnita, de fiel desasosiego.

Aunque el invierno acabe hoy el cielo continúa gris, se masca la tristeza del ambiente, ese ámbito de ilusiones rotas que permanecen atenazadas en los corazones fríos. Quiero encerrarme en casa y reencontrarme con mis amigos de las hojas escritas, con los que me hablan desde la creación de otro ser, que plasmó sobre unas cuantas hojas en blanco, para que gente como yo las leyera en estas tardes de profunda perturbación emocional.

Bernardo Soares debería de acompañarme esta tarde. Descorcharíamos una botella de absenta y juntaríamos nuestras angustias vitales hasta tocar el fondo del vaso con nuestra rota conciencia de ermitaños de saudades y de ocasos verdosos como el reflejo de nuestras lágrimas interiores. Y más allá el mar, el reflejo de las gaviotas sobre las agitadas aguas salinas que muerden la arena como único sentido a la inconsciencia de la vida vista desde abajo, desde el único punto de vista posible en la última tarde del invierno.

Anuncios

5 comentarios en “Soltar la mente

  1. ¿usted cree, que es serio, escribir en un cuaderno verde?
    (estará todo lleno de cochinadas)…bueno, ..pase, sobre gustos no hay nada descrito, dicen
    pero,
    ¡¿descorchar absenta?!, alma perdía, eso no se lo paso.

    se va usté a tomar una manzanilla, y verá que bien se reza luego unos coloridos padrenuestros que le voy a poner de acto de constricción literario, que verá que bien le sueltan la mente.

  2. Mientras por acá todo se va tiñendo de dorado y las hojas van cayendo lentamente a la tierra húmeda que con sus brazos abiertos …las esperan…
    Yo no me conformo en pensar que el Verano ya no existe en mi más.
    Besos para ti y que disfrutes de tu Primavera, sus aromas, colores y sensaciones.
    mar

  3. Estoy segura Javier que cuando lleguemos al infierno no olerá a azufre sino absenta y en el estarán Bernardo Soares, Ricardo Reis, incluso Alvaro Campos, y tantos otros de los que nos acompañan en invierno y en primavera, y seguramente no haya saudade porque todo estará recobrado. Un beso, no quiero ponerme cursi pero hoy el lirismo impregna lo que has escrito, me gusta, de verás.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s