Una postal sin dirección

erotica_270985

No es que precisamente esté contento con la vida que me ha tocado en suerte; pero ver a Cornelia subida en la escalera, limpiando el polvo sin parar, es una de esas cosas que merecen la pena ser vividas. De vez en cuando Dios te da visiones de este tipo, se enrolla con uno y le permite una erección en el propio sofá de su casa, mientras observa impúdicamente a la chica de la limpieza trabajar afanosamente contra el polvo del hogar. Dios es todopoderoso y, quizás, neutral, un tipo capaz de castigarte con el infierno o de premiarte con el cielo; tu eliges, Él no se mete en nada, puedes jugar con tu colita, puedes babear observando el culo de cualquier mujer, puedes hasta ir a misa y dar limosna a los pobres. Eso, a Él, le da igual, permanece neutral, para eso te ha dado el libre albedrío, puedes hacer con él lo que quieras. Hasta desintegrarte. Por eso mi semen está estancado, dentro de su envase natural, esperando el momento del furtivo acercamiento a Cornelia, de que mis manos agarren su cintura atrayéndola hacia mí, para que sienta en pleno vientre este falo que está latiendo alocadamente por ella, que está deseoso de formar parte de su teogonía particular, de llenar cada hueco de su cuerpo, por pequeño que sea. Dios, como disfruto mirándola, estirada en pleno esfuerzo, con los brazos levantados para llegar hasta lo más alto de la librería, ordenando con enérgicos gestos el desorden que es mi vida.

Me levanté del sofá y fui hasta la cocina. Escogí una botella de vino rosado bien frío. La abrí y puse dos copas sobre la mesa del salón, dónde Cornelia continuaba con su trabajo. Le pregunté si quería una copa. Ella aceptó. Bajó de la escalera y se acercó hasta donde estaba esperándola yo con su copa en la mano. Tenía la piel sudorosa, algunas gotas caían por su cuello. Cornelia era baja, pero de cuerpo contundente. Continúe observándola en silencio mientras se llevaba la copa a los labios. Chasqueó la lengua al terminar de beber y me miró directamente a los ojos. Sentí como su mano me apretaba los cojones. Con la mano que me quedaba libre le apreté una teta, mientras alzaba mi copa en señal de brindis. La vida fluía, el tiempo continuaba su recorrido interminable y nuestras lenguas jugueteaban enredadas, la una con la otra, en una especie de laberinto sin salida. Recorrí con la lengua su cuello, notando el sabor acre de su sudor. Cornelia se estremecía entre mis brazos y mi polla brincaba de gusto buscando un cobijo donde guarecerse de lo insípido de la existencia. Cornelia, voy a meter vida en tu coño, una nueva esperanza en tu corazón, una nueva razón por la que seguir despertándote cada mañana al salir el sol. Voy a hacer tirabuzones con el pelo de tu pubis, mientras rezo de rodillas ante tu sagrada gruta de la inmortalidad, en esa cueva donde la vida y la muerte se entrelazan en vanos gestos inútiles. Haré un templo de tu entrepierna, un oasis en medio de la desolación de este desierto, donde enterrarme para meditar en esos momentos en los que nada tiene sentido, en los que los segundos dejan de transcurrir secuencialmente para pasar a la encrucijada del no tiempo, de la fusión de la realidad con la ficción, del presente con el pasado. Y desde el centro de ti misma te mandaré una postal sin dirección, para decirte en ella lo mucho que me gusta estar dentro de ti, alimentándome de tu savia, de esa savia que sabe a miel de tus entrañas, a fuego de pecado eterno. Sí, te voy a meter una idea en tu cabeza, la de seguir follando conmigo aunque el mundo se acabe, aunque los océanos desaparezcan de la faz de la tierra. Déjame que entre una vez en tu coño y estarás perdida para siempre, ya no serás dueña de ti.

Anuncios

13 comentarios en “Una postal sin dirección

  1. jajaja…hay eterno afan de conquistadores.
    Quien presta un coño…no regala su vida,si acaso en contadas ocasiones lo que entra tiene la intensidad o interes suficiente para ser puro elixir de vital.
    ¿Y ..a ver quien no quiere beber de ese rico elixir casi todos los dias?

    Un beso mientras busco una escalera..jeje

  2. Cornelia es un poco puta, jajaja. Mira que agarrarte por los cojones sin previo aviso…
    Las ultimas frases que escribes suelen ser apoteósicas, quizá es que tengan la esencia del fin, ya sabes, la esencia del orgasmo.

  3. Dios es todopoderoso y eso le impide ser neutral, es lo que tiene el poder absoluto que todo lo corrompe.
    Espero que mejores de tu gripe.
    Gracias por tu comentario 🙂
    Cuídate.

  4. La envidia que me da Cornelia, ya me gustaría a mi que alguien me hubiera susurrado al oido algo asi aunque sólo hubiera sido una vez… En realidad me conformaría con que me lo hubieran mandado en una postal, pero no, aunque siempre quise tener un amante poeta el azar no ha querido complacerme. Javier te darás cuenta que consigues que tus lectores pasemos nos pasemos de pulsaciones (por poner un buen simil jajaja), muy perverso te noto.

    1. Jajaja, Lady, son los efectos colaterales producidos por el calor que continúa haciendo estos días y los delirios de la fiebre que me produce esta gripe que me ha atacado a traición, no sé si la A, B o C, total, son todas una mierda.
      Ah, Lady, si nadie te ha susurrado esas cosas en el oído es que no te han sabido apreciar, el mundo está lleno de inválidos de sentimientos.
      Pues nada más, que me alegro de leerte y de que te pases de pulsaciones, es un buen ejercicio cardíaco, jajaja.
      Un beso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s