Y con esta lluvia, Sonja, me despido de ti

Llovía en París como llovía en Lisboa o como llovía en Trier. Llovía en mi corazón, en una eterna cadencia que hacia inamovible el paso de las horas y de los días, de los recuerdos estancados entre lágrimas internas que fluían bajo el ritmo de la lluvia exterior, de la lluvia que acompañaba a tantas horas de insomnio y desasosiego.

Despierto pensaba que hacia más de doce meses que no te veía ni te oía y que no paraba de buscarte en ésas ciudades de nuestro pasado, lugares en los que sabía con certeza que no iba a hallarte, entre páginas de libros equivocados y fotografías que nacían muertas y sin ánimo de revivir. Únicamente te hallaba en los recuerdos, en ensoñaciones que siempre acababan entre tus brazos, respirando el olor de tu piel, sintiendo en mi oído el latido de tu corazón.

Soñarte era rescatarte de la nada, hacerte presente en una habitación de hotel, en una cama sin deshacer, en la que nunca estuviste. Soñarte era encontrar mi elixir de la vida; sediento de toda tú, de cada gota de tu cuerpo y de tu alma. Sediento de ese amor que no supe retener. Soñarte era escribir, entre tus piernas, con mi lengua, la palabra amor, una y otra vez, tratando de resucitar algo que ya había muerto en tu interior.

Hoy, con esta lluvia, quiero que sepas que nunca más voy a soñarte.

Anuncios

30 comentarios en “Y con esta lluvia, Sonja, me despido de ti

  1. Pues nada, Mar, en tus próximas vacaciones te invito a conocerme, yo lo más seguro es que también sería feliz con una mujer como tú.
    Y muchas gracias por tus palabras, son muy bonitas y tal vez no las merezca.
    Un beso.

  2. LLOVIA EN MI CORAZON, CUANTAS VECES ME HE SENTIDO ASI, ERES PRECIOSO COMO SIENTES, COMO EXPRESAS, LASTIMA POR ELLA QUE TE PERDIO YO SERIA FELIZ CON UN HOMBRE ASI.
    MAR

  3. MDM:
    No tengo esas fotografías digitalizadas, es más, no conservo apenas negativos ni diapositivas, sólo tengo material de lisboa, mi último trabajo y alguna que otra tontería con cámara digital de feria.
    Una vez, unos entrañables señores, entraron en mi casa y se llevaron cámaras, archivos de negativos que guardaba en cajas estancas y todas esas cosas que se pueden llevar cuando roban. Menos mal que empezaba a llevarme mal con la fotografía, o mejor dicho, con l trabajo de fotógrafo, sino me muero del disgusto.
    Un saludo.

  4. CASTOR:
    Estoy de acuerdo, Castor; pero siempre queda el recuerdo, afortunadamente.
    Un saludo.

    TIPO DE LA BROCHA:
    Lengua, dedos, labios, nariz, pierna, … amor es escribe con lo que haga falta, faltaría más, jajaja. Lo importante es sentir la necesidad de hacerlo.
    Un abrazo.

  5. CALMA:
    Olvidarla, no, Calma, eso sería imposible; pero soñarla, ya no la voy a soñar más.
    Un beso.

    MAVI:
    Eso va por el terreno de Castañeda, ¿no? No me gustó; pero las ensoñaciones es lo que nos hace proyectarnos hacia nuestros deseos.
    Sí, la lluvia es purificadora, siempre que no sea ácida, claro.
    Un beso, Mavi.

  6. YOLIJOLIE:
    La hubiera tatuado encima la biblia entera, mil veces.
    Benedetti, que gran poeta que debo de visitar en su obra próximamente.
    Un beso Yolijolie

    MAR:
    Y la de adioses que nos quedan, por otro lado título de un gran libro de Juan Carlos Onetti, Mar. Esta vida esta hecha de holas y adioses. Afortunadamente.
    Un besito.

  7. MELYTTA:
    Di que sí, melytta, en los días de luvia se cumple todo aquello que te propones.
    Un beso.

    SAKHARAH:
    Al amor siempre hay que idealizarlo para que no termine muerto entre la cruda realidad.
    Me alegro que te gustará, escribo para eso precisamente, entre otras cosas, claro.
    Un besito, Sakkarah.

  8. MDM:
    Sí, es una palabra demasiado tremenda como para soltarla a la ligera. NUNCA.
    Un saludo.

    CARLOS:
    Yo puedo volver a vivirla, pero no a soñarla. Aunque ya no sé, realmente, si querría volver a vivirla, porque, a lo peor, tendría que volver a soñarla.
    Un saludo, Carlos.

    VALERIA:
    La soñaba bien despierto, Valeria, te lo puedo asegur, y hasta dormido también.
    Otro saludo para ti, Valeria.

    ARGONAUTA:
    Según las circunstacias y el uso que quieras hacer de ese recuerdo.
    Existe el dolor que te hace evolucionar y la felicidad que te hace retroceder.
    Un saludo, Argonauta.

  9. Efecto lluvia, beneficioso: limpia las heridas y hace brotar las ganas de seguir hacia adelante.

    Te voy a contar un secreto: Las ensoñaciones son controlables, en cuanto a los sueños, aunque no lo son, van desapareciendo con el tiempo.

    Besos en gotas

  10. Que difícil decir adiós del todo..Tantos adioses a los que me he sometido y a los que me han sometido Capitán… uf..Espero que esas soledades sean solo pasajeras..Tenga presente, que siempre quedará la lluvia.

    Besitos..Mar.

  11. Tatúa en saliva aquel poema de Mario Benedetti, “está bien, no jugaré al desahucio, no tatuaré el recuerdo con olvidos, mucho queda por decir y callar y también quedan uvas para llenar la boca (…)” Ya sólo por la extensión del mismo la habrías hecho estremecer de gusto.

  12. El escrito es impresionante por su belleza, me ha encantado.

    Idealizar al amor, hasta el punto de volverlo platónico…

    ¿Puede ser uno dueño de sus sueños? ¿O estos cobran un enorme poder en nuestras mentes…?

    Un beso, Capitán.

    P.D. La imagen, es la lluvia más bonita que he visto hasta ahora.

  13. Quiero creerlo… porque te lo has propuesto un día de lluvia.

    Que bonita manera de escribir te quiero, por cierto.

    Un abrazo, Capitán.

  14. El recuerdo siempre agita los líquidos de la nostálgia. No es bueno agitar mucho aquello que nos produce una cierta sensación de desasosiego y frustración.(¿pienso?)
    Un saludo Capitán.

  15. Una despedida llena de nostalgia, desde luego…
    Soñar es involuntario, por tanto, no puedes afirmar que no sucederá “nunca”.Sueña despierto, y lo diriges tú…
    Un saludo, capitán.

  16. Las cosas pasan porque tienen que pasar. Dice un viejo dicho judío: “si tu destino es morir ahogado, no morirás en la horca”.
    Yo, encantado con los adelantos en la sanación de mis heridas puedo decir, aún a riesgo de parecer soberbio: Nunca Jamás (y me refiero a ella, la que se fue).
    Hay otras cosas en mi vida que requieren mi atención.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s