Espeleología del amor


No elegí amar a Sonja al igual que no se elige nacer. Por eso ahora, en mi habitación mientras escucho viejas canciones y afuera llueve, pienso que no debí despertar tan pronto, que mejor hubiera sido seguir durmiendo, soñando con ella en esa mañana de niebla en la que los dos permanecíamos abrazados en la cama, contemplando el golpear de la lluvia contra los cristales. Sí, mejor no despertar y seguir disfrutando en sueños de lo que ya no puedo gozar en la realidad. Soñando es posible seguir abrazados, apretados el uno contra el otro, oler su cuerpo una vez más. En los sueños no existen las discusiones ni las desilusiones, al menos en éste que tuve esta mañana, y mi brazo puede rodear su cintura y puede entrar, una y otra vez, en la calidez de su cuerpo. La humedad de su sexo, que me introduce más y más adentro, hasta desaparecer por completo en su interior, para recorrer cada rincón de su cuerpo, en una espeleología del amor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s