Tengo ganas de aullar



Frente a mí el mar escapa lejos, mucho más que los sueños, que las ilusiones. Tengo deseos de gritar, de aullar hasta sentir que las venas de la garganta revientan, que las cuerdas vocales explotan de tanta presión. Pero el mar sigue frente a mí, aparentemente inmóvil y a la vez en perpetuo movimiento. Sigo con la boca cerrada, sin ser capaz de lanzar al aíre mi último aullido, ese grito de impotencia ante el terror a la nada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s